Historia

Síntesis histórica

Anteriormente este sitio se llamaba Cocopa. Y el primer profesor fiscal, el señor Gil Lara Vivero, la bautizó con el nombre de Calderón en honor al héroe luchador Abdón Calderón.

La parroquia Calderón fue creada como comunidad en los años de 1840. Constaba de cinco casas dispersas. Sus primeros pobladores fueron las familias Caicedo, Mina, Velazco, Preciado, Mercado; luego se fueron incorporando otras familias tales como los Carabalí, Quinteros, Estupiñán. Fue elevada a parroquia del Cantón San Lorenzo el 15 de septiembre de 1955. Es una comunidad afro ecuatoriana con un pequeño porcentaje de mestizos; de gente amigable y sociable. Hoy la parroquia tiene 56 años de fundación.

Las poblaciones en el campo trabajan en igualdad de género, sin importar la función que desempeñe, hay una buena relación entre las diferentes etnias, en general no hay discriminación en ningún ámbito

El primer teniente político fue el señor Argelio Carabalí; el primer presidente de la junta parroquial fue Rosalino Mina, que fue elegido por la comunidad en algunas ocasiones y también fue inspector de la parroquia. Otros presidentes de la junta parroquial fueron Manuel Quintero, el señor Segundo Amalio Mercado y Luis Mina Mina. Por voto popular el señor Bolívar Armijos ha sido elegido por tres ocasiones presidente de la Junta Parroquial.

Los primeros negros de Esmeraldas fueron traídos como esclavos desde distintas zonas de África. Una crónica muy temprana habla de una serie de naufragios en la región en los años 1550, lo que dio origen a asentamientos en la zona norte de la actual provincia de Esmeraldas. La población afro actual de Esmeraldas también desciende de los esclavizados que entraron a las minas de la región desde los lavaderos del sur de Colombia y desde las haciendas jesuíticas de Imbabura. Sin embargo, la mayoría son descendientes de los negros que llegaron después de la liberación de los esclavos por ley a partir de 1851, en búsqueda de un terreno para poder trabajar. Otra importante afluencia ocurrió en el año 1906, durante la presidencia del General Eloy Alfaro, cuando llegaron desde Jamaica otros 4,000 afro descendientes para la construcción del ferrocarril.